. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos


Ships in the night / Brazilian Girls

ships in the nightt&ek


Acurrucado intento calentar mi pequeño espacio. Hace demasiado frio esta madrugda ahi afuera. Vuelvo a pensar que pasaria si en mi caminata nocturna al torcer aquella esquina donde el farol ilumina a duras penas con su luz verdosa, merced a una pedrada que ha dejado su bombilla con los filamentos al aire, el camino de granito, encontrara su figura caminando frente a mi. Por un momento el tiempo se ha parado y en un flash-back he visto una cara que ya no podria ser nunca esa misma.

El sonido monotono del segundero cansinamente seco llena los silencios en la oscuridad. Otras es el sonido en frances de esa pelicula en el televisor que nadie ve ahora.

us
"us" tony




Esta mañana durante un momento en en trabajo, hablando con mi compañera ocurrio uno de esos momentos en que por el contexto de la conversacion o quizas de alguna frase tuve esa sensacion que ocurre cuando de pronto sigues oyendo a esa persona pero, ahora como si hablara muy lejana y tan solo oyes pero no escuchas que dice porque estas pensando.

Pensando que ha pasado tanto tiempo, que no tienes ganas de, que quizas se te paso el tiempo de, que es como si hubiera pasado ya un siglo.... Que esperas en vano algo, pero no sabes que.

Al salir a las tres y no se cuanto, quizas mas cerca de las cuatro la he visto salir del portal y he acelerado el paso no fuera a ser que cogiera la esquina haca su trabajo.

Pero no, ha seguido por mi misma acera y nos hemos encontrado en la mitad del camino.

Hemos parado un momento, hemos hablado tambien un momento.

Luego he seguido a casa con una sonrisa en los labios.

¿Sera que aun....?


BOZ SCAGGS - Loan Me A Dime (Part 1)

BOZ SCAGGS - Loan Me A Dime (Part 2)



C.Caceres (1)tony


Es curioso como a veces piensas algo y a muchos kilometros de distancia esta ocurriendo algo similar.

Hablaba al final de la tarde con una amiga del otro lado de la peninsula, gracias a este invento que es el ordenador y la red. Le decia que acababa de llegar del supermercado y como habia pensado en esos momentos en que ella podria muy bien estar mas o menos en el mismo lugar salvando las distancias. Asi me contaba que no hacia mucho rato que al salir del trabajo habia pasado por una gran superficie.

Me gusta pasar a esta hora por el super no porque no me quede otro remedio al final dela jornada, si no por la vision del paisaje a la salida de la tienda. El cielo esta de un azul oscuro y delante las siluetas de un gran abeto y una hilera de cipreses mas aca.

Le decia que era como una viñeta de un comic de Sandman en que se ve a "Muerte" su hermana mayor, echada boca arriba mirando al infinito en un cementerio con el cielo de ese color y una gran luna llena amarilla casi blanca y un gato en lo alto de una de las tumbas.

Luego sigo por la carretera abajo ahora en direccion al oeste y el cielo se ha vuelto rojizo lleno de nubes con maravillosos colores y ahora siluetas de edificios en negro y luces de neon y coches que vuelven a casa despues de un dia mas o menos revuelto.

Y para acabar el decorado la banda sonora. Un blues llamado "Some body loan me a dime"

Paciencia y escuchalo entero.


Merece la pena.




Rodin


No sabia cuanto podía hacer que no recordaba ni tan solo uno de sus sueños. Seguramente llegaba tan cansado a la cama cada día que así que caía en ella se quedaba dormido profundamente. De cualquier forma casi todas las mañanas a eso de las cinco de la madrugada solía despertar. Pensó que alguien a esa hora cada día le despertaba haciendo ruidos, bien porque se ponía en movimiento a esa hora o quizás algún vehiculo en la calle lo hiciera… Pero no. Porque cambio de ubicación por un tiempo e inexorablemente hacia esa hora seguía despertando por unos momentos cayendo de nuevo en el mismo profundo sueño que no le permitía soñar o al menos recordar sueño alguno.

Había estado el día anterior de viaje y por alguna razón durante toda la tarde tuvo que andar de un lado para otro en aquella ciudad por lo que cuando llego a su casa decidió que se acostaría enseguida ya que al día siguiente muy temprano, hacia las seis de la mañana debería volver a emprender viaje.

Y cuando el reloj iba a marcar la hora, unos minutos antes despertó sobresaltado. Lo recordaba, si, recordaba por fin un sueño. Extraño, como todos los sueños, en los que se mezclan lugares reales con otros imaginarios como si de un solo lugar se tratara.

Así se vio en su lugar de trabajo, sentado en su mesa que tan pronto era, como se podía convertir en una especie de pupitre. Y es que en sus horas libres por la noche daba clases de arte en una improvisada escuela municipal a gente de todo tipo que acudía a ellas cuando terminaban sus jornadas de trabajo.

Sentado en su mesa cambiante, de pronto detrás suyo la alumna que tenia asignada en sus clases nocturnas, una chica de cómo unos treinta y…. o cuarenta años le llego por detrás apoyando una mano en su hombro y deslizando la otra bajo la mesa rozandole suavemente con el dedo menique mientras la cabeza algo inclinada le rozaba la mejilla, no sin antes haberle enlazado sus manos con una cinta de esas que en ocasiones llevan en el pelo.

El giro la cara mirándola casi sin poder fijar la mirada por la cercanía. Entonces apartándose un poco pudo ver como en un instante un rubor se dibujo en la cara agradable de aquella chica al notar que algo había crecido sobremanera en unos instantes. Se miraron a los ojos un instante y volvieron enseguida a acercar sus caras ahora de frente uno desde arriba y otro ligeramente mas abajo.

Ahora recordaba nítidamente el sueño y no querría despertar jamás. Acerco sus labios a los de la muchacha rozándolos casi sin hacerlo y dejando pasar todo un mundo hasta que lentamente fue aprentándolos cada vez más fuerte, pero también tomándose su tiempo en ello. Entonces le pidió que le soltara la cinta de las manos para poder tomar la cabeza de ella y fundirse ahora en un apasionado beso muy, muy apretados los labios de ambos.

Podía ver claramente las facciones casi perfectas de la cara de aquella mujer de labios carnosos pero no exagerados, su nariz algo respingona, ojos profundos marrones, grandes de cejas cuidadas y media melena castaña que le recordaba un tanto a la de Louise Brooks pero hacia fuera.

No recordaba haber conocido ninguna mujer con esa cara ni parecida figura. Pero era tan real que al pensarlo se sobrecogió pon un instante debido a un escalofrío.

Luego como cada mañana se levanto en dirección al baño, no sin notar que el pantaloncito del pijama le tiraba ligeramente como si hubiera encogido.


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos