. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos

.

Tarde tormentosa de verano (2)erik

Tenia realmente muy abandonados mis paseos vespertinos. Y esta tarde amenazaba tormenta por doquier. Por eso tome mi mochila mi música y me calce mis deportivos de caminar. Enseguida me di cuenta de que iba a ser una de esas tardes densisimas cargadas de imagenes o "espacios" como suelo llamarles yo. Y es que ha habido realmente tiempo para casi todo.

He decidido que lo mejor era empezar por la variante que ahora es la avenida de Madrid porque ahí los cielos desde, sobre todo el Leclerc, son increíbles ya haga bueno, o mejor como hoy, es decir nublado. Enseguida empecé a observar aunque aun con mi Nikon guardada en la mochila.

Al fondo bajo un arbolito de copa totalmente florida para la época sobre la acera izquierda una chica a la que paseaba su perro... Estuve tentado de sacar la cámara y paralizar la imagen para siempre, pero no...

Luego ya al otro lado de la ciudad en la avenida de Monfragüe unas nubes me hicieron parar y observarlas durante un buen rato.
Instantes después entraba en el hiper que hay en esta calle y mientras aguardaba en la caja me ha llamado la atención una chica sentada en una silla de ruedas que aguardaba sin duda a alguien con gesto ligeramente aburrido junto a la puerta mientras se entretenía enredando con un móvil.
Así seguí observando a un lado u otro hasta que al volver a ella, ahora hablaba animadamente con alguien con una enorme sonrisa preciosa.

Al salir comenzaron a caer los primeros goterones y ahí empecé ya a disfrutar de la lluvia cálida que sin embargo refrescaba mucho el ambiente aun cuando las lentes de mis gafas enseguida daban la impresión de un calidoscopio multiplicando las imagenes.

Ya tarde y ahora acompañado me he quedado frente al escaparate de la tienda de un fotógrafo mirando un retrato de una chica vestida al parecer de novia con unos ojos enormes, oscuros y muy bonitos. Mi acompañante se ha vuelto y ha venido hasta mi. -¿Te das cuenta de que a esa fotografía le falta algo?- He comentado. -Si hay algo artificial, no se... ¿los labios quizás? -No, los labios no. Son bonitos. - Pero la foto en si no tiene "ángel" -

Hemos seguido adelante y he pensado en voz alta, así es que ella me ha mirado como si le hablara de nuevo: - Se podría decir que la cámara tan solo ve lo que hay delante, pero eso no es del todo cierto. La camara ve lo que el fotografo que esta detrás ve. Y esa es la diferencia entre un artista y un turista con una cámara, que a veces también lo es. Luego creo que la he aburrido con mi rollo a cerca de la adoración que siento por Robert Mapplethorpe. Y ahí ya me he vuelto a estancar en los años setenta que me persiguen continuamente, quizás por eso la música, aunque es mas bien de 1969. De cualquier forma parecía interesada por el rollazo, sobre todo teniendo en cuenta que es nueve años mas joven que yo y que sus gustos están a años luz de los mios a pesar de ser mi compañera de viaje.

Si, recuerdo que en aquellos años yo no fotografiaba constantemente paisajes como ahora repitiendo incluso mil veces el mismo lugar aunque con diferentes luces que reconozco que son pesadamente reiterativas, las fotos. Entonces tenia una modelo excepcional, eran los tiempos de las reflex analógicas y yo había descubierto la película Fuji y en concreto un carrete que en primavera de no se que año, pero si seguro mil novecientos setenta y.... Le hice a ella las treinta y seis fotos, unas tirada en la hierba con aquellas mejillas sonrosadas y pechos turgentisimos que se adivinaban tras el blanco azulado por la luz del cielo de la camiseta que tan solo llevaba un motivo bordado que representaba una abeja, en honor a nuestro grupo favorito por entonces, Bee Gees. Otras de pie, o sentada o yo que se... Muchas en fin.

El día que fuimos a recogerlas después del revelado, el dependiente de la tienda nos recibió admirado sobre todo de una que representaba un plano medio de la chica. Luego vinieron cientos de ellas siempre con el mismo modelo. Y es extraño pensarlo ahora pero no había paisajes. Estos eran tan solo el decorado en un muy segundo plano tras aquella cara perfecta.

Ya no hago retratos, pero no por nada, es que ni se me ocurre tal cosa. Además no se si seria capaz de volver a darles la vida que les daba entonces.
Recuerdo que a finales de esa década un día junto a un amigo me vi quemando todas las fotos y sus respectivos negativos. Fue el final de una explosión de color impreso.

Ahora hago paisajes continuamente y alguna que otra naturaleza muerta y plantas, muchas plantas. Aunque mi obsesión por los arboles es con los pinceles, no con la cámara.


.

0 comentarios:

Publicar un comentario


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos