. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos

cielos y otras (29)
tyek


Atronado en una hamaca dejando pasar la decadente tarde de un domingo que camina inexorable hacia el principio de un lunes que se avecina gris, no se que vez es la que reponen esa película que al final acabo volviendo a ver como en un bucle infinito. No recuerdo a pesar de ello el titulo, creo que es "Cuatro bodas y un funeral". Bien el numero es lo de menos sean tres o cuatro... Lo cierto es que la volví a ver hasta que al mirar por la cristalera que da a la terraza vi el cielo. Y como siempre llevo las cámaras a cuestas aunque este como ahora sentado viendo la "caja tonta" aun desde aquí dispare varias veces una de ellas.

Así al rato estaba de nuevo en la calle recorriendo el itinerario que normalmente hacia diariamente cuando por prescripción del Galeno debía conservar la linea en cierto punto de kgs.

El cielo estaba de unos hermosisimos grises plúmbeos, la lluvia a veces arreciaba y otras parecía que el sol quería volver a aparecer como en la canción de George Harrison. No se cuantas fotos habré hecho a ese cielo que cada vez se ve de forma diferente, y sin duda seguiré haciendo.

Empiezo por abajo y poco a poco voy subiendo hasta llegar a lo alto de la ciudad medieval, pero mientras me extasiare con los cielos que me voy encontrando a mi paso y las imagenes que me traen. Ahora una pareja ahí adelante muy abrazados paseando lentamente y dejando escapar la tarde dominical. O las imagenes que me trae la mente de la película de hace un rato. Y no recuerdo que frase, pero citan una que dice David Cassidy en aquella serie de hace tantísimos años "Mama y sus increíbles hijos", aquella en la que la protagonista sobre todo, para mi, una bellisima y muy joven Susan Dey que por entonces me traía de cabeza. Y que bueno, algo relacionado con ella estuvo a punto de dar al traste con mi relación con Elvira. Pero eso es otro cuento y quizás otro día...

Al final a acabado haciéndose la noche y el ruido del agua al caer y los colores de la tarde y noche por si solos han compuesto una pequeña sinfonía convirtiendo una tarde cansina en un gran espectáculo. Y es que no hace falta mucho para pasar un buen rato. Simplemente un poco de asignación y un magnifico decorado. Y por supuesto una cámara fotográfica para atrapar casi todo esto.



Susan Dey
Here comes the sun

.

2 comentarios:

He visto esa película varias veces. Es divertida. Y curiosa. Es de esas que pueden decírtelo todo y al momento siguiente nadar en la nada.
Aquí el cielo, aunque está medio despejado desprende copitos de nieve de vez en cuando. Que el invierno no nos quiere dejar.
Besitos

Es verdad, no hace falta mucho para pasar un buén rato...Además de la cámara y el escenario, hace falta la sensibilidad qué tú tienes, para poder captar los momentos y transmitirlos...

Me ha encantado ver y escuchar a David Cassidy.Yo estaba enamorada de él...

Publicar un comentario


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos