. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos



las granadas
tony

Hacia al menos dos años que no había vuelto por aquí. Siempre alguna despedida o alguna comida de fin de año... Los Salones inmensos. Inmensamente vacíos. Todo el palacio cerrado para tan solo unos cuantos comensales.

Siempre me ha gustado la explanada anterior al edificio aun cuando los montones de arena y ladrillos se mezclaban con el paisaje que deja ver el valle allá abajo y las Villuercas al frente formando una barrera que hace que llegado a este punto la climatología cambie por completo. Aquí he visto las tardes noches de niebla mas increíbles o el valle abajo nevado.
Pero esta tarde cuando he llegado, el viento y la lluvia arreciaban como pocas veces, luego se han calmado, pero tan solo ligeramente, y no me ha importado dejar el paraguas en el coche y sentir la lluvia mientras me dirigía a la galería a modo de porche desde el aparcamiento.
Luego a pesar de lo inapacible de la tarde, me he quedado viendo el ahora ya casi terminado paseo que acaba en un inmenso balcón al valle y a las montañas de enfrente.
Siempre me han gustado las farolas así arracimadas que surcan los paseos. Y el reflejo de estas, ahora, sobre el suelo mojado, de granito. Que no hace mucho, era tan solo arena.

Y me ha venido a la memoria aquella noche también intempestiva en que compre una edición del libro de Daphne de Maurier con una encuadernación en tela azulada roída por el tiempo y las manos que lo habrán tocado y sus paginas amarillentas salpicadas de anotaciones de alguna o alguno de sus dueños anteriores. Llovía tanto esa noche como esta a la salida de aquella pequeña librería de libros usados y antiguos.

Recuerdo, me imagino que por asociación de ideas, de aquel cine que ya no existe, con un gran cartelón de Rebeca que permanecio allí colgado a la entrada junto a otros muchos hasta su demolición para acabar convertido en un bloque de pisos.

No se cuantas veces he puesto esa película que me sigue desasosegando cada vez que la veo.

He esperado a que caiga la noche y abandonando el comedor, me he asomado a un balcón del palacete donde he permanecido un rato viendo las farolas encendidas y oyendo el murmullo del agua pegar contra el suelo y chapotear en el estanque que cubre la boveda de la bodega enorme donde cientos de barriles de roble descansan acunando el vino.

Pero mañana volverá a ser un día normal de números, finanzas y pasar de gentes.

El mundo real, lejos de este otro onírico, pero sin embargo no menos real.

3 comentarios:

Me encanta... todo onírico, todo de sueños, todo de realidad.. Rebeca, Manderley.. el fuego de la chimenea... los misterios...

.. Concuerdo contigo en que algunas veces he tenido esa misma sensación... y recuerdo tambien mi viejo libro de REbeca, que por cierto lo tengo en la casa de mis padres en el pueblo....

...Una linda entrada.

Besos

Bueno deja de soñar y despierta para pasar una noche Vieja.... muy chula y wuay... vale?'''

Besiños

claro estrella

Publicar un comentario


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos