. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos

otoñotony
(para verla grande pinchar en ella)

Ella dice que es que soy un tanto insociable, pero no es cierto. Es que a veces, quizás demasiadas a ojos de alguien, aunque no a los mios, me gusta estar un rato solo. Me imagino que cuando no se han tenido hermanos no es del todo extraño que uno no repare en la soledad como algo terrible. No lo se. Pero esa tarde de reunión de compañeros, deje por un momento el bullicio y  las copas y salí fuera a respirar el aire fresco de esa altura y admirar las montañas en el horizonte casi difuminadas por la neblina que no era otra cosa que la lluvia muy fina que caía y filtraba la luz que iba quedando de la tarde volviéndolo todo de un gris verdoso.

Pensé que podría ser un buen tema para una acuarela, y entonces  recordé que ya no pintaba. Esto me trajo a la cabeza  el poema de Charles Baudelaire que reproduciré mas  adelante.  Y la canción que hoy he vuelto a escoger para sonorizar el articulo, quizás por el poema o quizás por los recuerdos de aquella a la que culpaba de no volver a coger los pinceles desde que se marcho a París y que es tan solo una utopía porque la verdad es que nadie tiene la culpa de que se me secaran las ideas y creo que invente  ese chivo expiatorio para culpar y no reconocer que el problema era realmente yo. O quizás también por la letra de esa canción, o por los ojos y el pelo negrisimo de la interprete. O simplemente porque me gusta y me la recuerda.

Lo cierto es que ahí fuera sintiendo el frío de la lluvia y observando desde el mirador de esa terraza erigida en plena montaña el paisaje, este podía ser sobrecogedor. Así no se el rato que pase ahí asomado viendo como serpenteaba la estrecha carretera hasta bajar al pueblo y pasar de largo perdiéndose en un montículo en el horizonte. Vegetación verdisima y salvaje alrededor de ella y extrañamente ni un piar tan solo. Como si los pajaros hubieran decidido esa tarde dejar el paraje como el decorado de una película muda.

Volví mojado a la fiesta y nadie reparo en si estuve o no.



XXXVI

LE DÉSIR DE PEINDRE

Malheureux peut-être l’homme, mais heureux l’artiste que le désir déchire !
Je brûle de peindre celle qui m’est apparue si rarement et qui a fui si vite, comme une belle chose regrettable derrière le voyageur emporté dans la nuit. Comme il y a longtemps déjà qu’elle a disparu !
Elle est belle, et plus que belle ; elle est surprenante. En elle le noir abonde : et tout ce qu’elle inspire est nocturne et profond. Ses yeux sont deux antres où scintille vaguement le mystère, et son regard illumine comme l’éclair : c’est une explosion dans les ténèbres.
Je la comparerais à un soleil noir, si l’on pouvait concevoir un astre noir versant la lumière et le bonheur. Mais elle fait plus volontiers penser à la lune, qui sans doute l’a marquée de sa redoutable influence ; non pas la lune blanche des idylles, qui ressemble à une froide mariée, mais la lune sinistre et enivrante, suspendue au fond d’une nuit orageuse et bousculée par les nuées qui courent ; non pas la lune paisible et discrète visitant le sommeil des hommes purs, mais la lune arrachée du ciel, vaincue et révoltée, que les Sorcières thessaliennes contraignent durement à danser sur l’herbe terrifiée !
Dans son petit front habitent la volonté tenace et l’amour de la proie. Cependant, au bas de ce visage inquiétant, où des narines mobiles aspirent l’inconnu et l’impossible, éclate, avec une grâce inexprimable, le rire d’une grande bouche, rouge et blanche, et délicieuse, qui fait rêver au miracle d’une superbe fleur éclose dans un terrain volcanique.
Il y a des femmes qui inspirent l’envie de les vaincre et de jouir d’elles ; mais celle-ci donne le désir de mourir lentement sous son regard.


36 

El deseo de pintar

¡Desdichado tal vez el hombre, pero dichoso el artista desgarrado por el deseo!
Ardiendo estoy por pintar a la que tan raras veces se me apareció para huir tan de prisa, como una cosa bella que se ha de echar de menos tras el viajero arrebatado en la noche. ¡Cuánto tiempo hace ya que desapareció!
Es hermosa y más que hermosa: es sorprendente. Lo negro en ella abunda; y es nocturno y profundo cuanto inspira. Sus ojos son de astros en que centellea vagamente el misterio, y su mirada ilumina como el relámpago: es una explosión en las tinieblas.
La compararía a un sol negro si se pudiese concebir un astro negro capaz de verter luz y felicidad. Pero hace pensar más a gusto en la luna, que indudablemente la señaló con su temible influjo; no en la luna blanca de los idilios, semejante a una novia fría, sino en la luna siniestra y embriagadora, colgada del fondo de una noche de tempestad y atropellada por las nubes que corren; no en la luna apacible y discreta, visitadora del sueño de los hombres puros, sino en la luna arrancada del cielo, vencida y rebelde, a quien los brujos tesalios obligan duramente a danzar sobre la hierba aterrorizada.
En su estrecha frente moran la voluntad tenaz y el amor a la presa. Sin embargo, en la parte baja de ese rostro inquietador, donde las móviles aletas de la nariz aspiran lo desconocido y lo imposible, estalla, con gracia inexpresable, la risa de un boca grande, roja y blanca y deliciosa, que hace soñar en el milagro de una soberbia flor abierta en un terreno volcánico.
Hay mujeres que inspiran deseos de vencerlas o de gozarlas; pero ésta infunde el deseo de morir lentamente ante sus ojos.
                                                  ______________________________


Lo más Cercano a la Locura

Cómo puedo pensar que estoy de pie soportando tanto,
Aún cuando siento aire debajo de mis pies?
Cómo la felicidad se puede sentir tan mal?
Cómo la desgracia se puede sentir tan dulce?
Cómo puedes tu dejarme mirarte dormir,
Y después destrozar mis sueños de la manera que lo haces?
Cómo puedo tenerte tan profundo dentro de mí?
Porque me habré enamorado de ti?

Esto es lo más cercano a la locura de lo que alguna vez estuve,
Sintiéndome de veintidos, y actuando como de diecisiete,
Esto es lo más próximo a la locura de lo que alguna vez conocí,
Yo nunca estuve loca conmigo misma...
Y ahora sé que hay un vínculo entre los dos,
Estando cerca de la locura y estando cerca tuyo.

Cómo puedes tu protegerme de la caída,
Y entonces amortiguar mi golpe con mentiras cariñosas?
Es tan fácil romper un corazón,
Es tan fácil cerrar tus ojos,
Cómo puedes tratarme como a un niño,
Incluso como a un niño que suspira por ti?
Como alguien se puede sentir tan alborotado
Como alguien se puede sentir tan triste...

Esto es lo más cercano a la locura de lo que alguna vez estuve,
Sintiéndome de veintidos, y actuando como de diecisiete
Esto es lo más próximo a la locura de lo que alguna vez conocí,
Yo nunca estuve loca conmigo misma...
Y ahora sé que hay un vínculo entre los dos,
Estando cerca de la locura y estando cerca tuyo.

... estando cerca tuyo
... estando cerca tuyo

7 comentarios:

Preciosa imagen

No creo que seas un insociable, tal vez lo que te pasa es que te hablan más claro la naturaleza, la música, una imagen..., el arte en definitiva, que las personas.
Bella canción.
Un abrazo.

Da igual que los demás no vean... a veces vemos más los que no podemos verte. Besos.

A mi me gustó Ari no podia dejar que pasara así es que la detuve en mi cámara.

Es una bonita canción,si. La verdad es que me gusta estar con gente, si, pero a veces se ponen pesados y ha que dejarlos un ratito.

Isabel, anoche volvimos a pasar un buen rato con nuestra musica. Al menos yo.

Es muy agradable escucharla en compañia, aunque hayan una burrada de kilometros de por medio.

No haya nada mejor que salir a pasear por dentro de uno mismo... a mí me encanta hacerlo a pesar de que nadie dice de mí que soy una insociable, más bien al contrario.

Tal vez por eso, porque se me ha etiquetado como la reina de la fiesta, necesito tantas veces escapar y estar conmigo, y quererme y pensarme y regañarme en ocasiones.

Preciosa pintura, precioso texto y maravillosa canción.

Besos de lluvia.

Publicar un comentario


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos