. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Deseo . . . . . . .

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos



Y es que la música... Una canción en concreto en un momento puntual, te puede transportar en el tiempo a lugares vividos y a personas que estaban allí o pasaban por allí. Lo cierto es que el día había vuelto y la luz se llevo todo el misterio de la noche anterior. Pero claro la música me volvió a llevar con aquella mujer que parecía mas una niña quizás por el tamaño de su cuerpo menudo, aunque de formas perfectas y una inteligencia superior. No podías aburrirte con ella jamas, compartíamos el amor por cualquiera de las formas que puede encarnar el arte. Un día era la opera, otro el ballet, otro el rock'n roll y otro se extasiaba viéndome dibujar, y yo disfrutaba a mi vez sabiéndola cerca muy cerca mientras la tinta china iba dejando el papel antes inmaculado lleno de figuras, por lo general tétricas. Pero es que nos gustaba sobremanera la novela gótica, entre otras. Y siempre presente nuestra música y nuestro grupo fetiche "The Bee Gees" seguidos muy de cerca por "Aphrodite's child" que sonaban mientras tanto. Que fácil era entonces para mi coger los pinceles, la plumilla o los lapices. Las imagenes venían y se colocaban solas sobre el papel y era tan fácil, tan fácil...

Naturalmente que también una cámara fotográfica me acompañaba entonces como ahora casi siempre que salíamos a retirarnos a lugares llenos de arboles o matorrales solitarios. Y en todas las fotos el tema principal era ella.
Por entonces descubrí una película Fuji con la que se podían sacar colores extraordinarios y así lo reconoció el vendedor de la tienda de fotografía cuando fuimos a recoger sus fotos, si, porque todas eran suyas y de fondo el paisaje reventón de colores de aquella primavera como algo accesorio, como un simple decorado. Había una fotografía que sobresalía sobre todas, en la que echada sobre la hierba miraba serena a la cámara y esta a su vez la amaba. Boca arriba con sus vaqueros azules y una camiseta blanca en la que había hecho bordar a su hermana una abeja que le cubría casi todo el pecho casi hasta la altura de los suyos que erguidos dejaban imaginar una dureza evidente. Pero su cara... Su cara oscurecía el resto. Con la luz clara de la mañana de abril a esa hora en la que el sol la derrama totalmente blanca dejando que los colores de la naturaleza brillen por si solos y que podrían ser la pesadilla de un pintor, al menos para mi, lo eran . Sus mejillas sonrosadas y sus labios rojos, de rojo natural, y su cabello a juego con sus ojos marrones también brillaban extraña y extraordinariamente y así quedaron parados (no congelados) por mucho tiempo, primero en el celuloide y después en el papel de la foto.

¡Cielos! aun me sobrecoge un poco. Porque son imagenes tan reales a pesar del tiempo transcurrido...


(Quizás continúe otro día mas...)




(N.del autor:  No, el,  ya no la ama, a pesar de que quizas la narracion pueda dejar escapar alguna duda sobre ello. El tiempo lo cura todo.)  

3 comentarios:

Aquel año nací. A finales. Aunque no son de mi época me encantan los Bee Gees. Y eso que no tengo mucha idea de las letras. La música y el tono de voz me resultan muy agradables de escuchar....

Cada uno recuerda lo que le agrada recordar, aunque los sentimientos no sean lo que eran.

Besos

Es cierto, Pajarito, al final solo quedan los recuerdos agradables.

Los recuerdos que nos hacen saber lo que hemos vividos, disfrutados y padecidos...pero son solo recuerdos.un saludo

Publicar un comentario


Gracias. Ginebra

Gracias Morgie.

gracias Sakk.

gracias Morgana

visitantes


contador gratis

Hoy es

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traductor

Con la tecnología de Blogger.

A proposito de

Seguidores

Visitantes recientes

Deseo

De apariencia cambiante (a veces masculina, a veces femenina, generalmente andrógina), Deseo es el más amargo y cínico de los Eternos